jueves, 8 de noviembre de 2007

Lesiones de menisco

LESIÓN DE MENISCO



Los meniscos interior y exterior intactos, compuestos de cartílago fibroso, responden por la transmisión de fuerza y cumplen una función “amortiguadora” entre el fémur y los huesos de la pierna. Al mismo tiempo protegen el cartílago contra sobrecarga. Las desgarres del menisco perturban esta función y causan molestias. Los pacientes se quejan de dolores intensos en la parte interior o exterior de la rodilla, los cuales frecuentemente se inician como consecuencia de movimientos giratorios. En ocasiones, las molestias sólo se presentan al practicar deporte. Ocasionalmente también puede ocurrir un bloqueo de la articulación o presentarse acumulación de líquidos. El menisco defectuoso actúa como obstáculo mecánico y, si no se opera, causa lesiones al cartílago que son la antesala de la artrosis. En tales casos se impone una artroscopía. A través de dos incisiones mínimas en la piel se pueden evaluar y tratar óptimamente los meniscos interior y exterior, los ligamentos cruzados y la superficie de los cartílagos de fémur, tibia y peroné. Con pequeños troqueles y tijeras, o con bisturís motorizados, se pueden corregir daños del menisco. Por regla general sólo se extirpa la parte defectuosa del menisco. Siempre se trata de conservar en lo posible el menisco, con el fin de preservar su función protectora del cartílago. En algunos casos, sobre todo en pacientes jóvenes, los desgarres se suturan. Suturas de menisco también se pueden realizar por la vía artroscópica. A tal fin, se emplean clavos o suturas reabsorbibles. Las suturas de menisco se hacen principalmente en los casos de desgarramientos en la base del menisco. El pronóstico posterior a operaciones de menisco es muy favorable. Si el cartílago se mantiene intacto, el paciente puede comenzar a practicar deportes a las 2 semanas

1
2
1- Desgarradura lobular del menisco interior, recubrimiento cartilaginoso normal
2- Desgarradura lobular del menisco interior, extirpación del defecto con un troquel. El menisco se conserva esencialmente intacto

REHABILITACIÓN


Después de una operación de menisco, la articulación de rodilla puede ser exigida de manera inmediata. Se recomienda el empleo de un bastón durante los primeros días. En algunos casos se hace recomendable un tratamiento post-quirúrgico fisioterapéutico. Los pacientes estarán aptos para trabajar a los pocos días, y al cabo de aprox. 10 días pueden comenzar con esfuerzos deportivos. En los casos de sutura del menisco, la rodilla sólo se puede exigir parcialmente al cabo de aprox. 4 semanas. La intervención es ambulatoria o con poco internamiento. Habitualmente se opera con anestesia general. En casos especiales, o a petición del paciente, también se puede emplear anestesie local para tales intervenciones.